lunes, 5 de julio de 2010

San Salvador, Oña (Burgos), Milenario, las Edades del Hombre y...Javier Arzalluz



Sigue siendo el verano la más bonita época para viajar. Si el pasado fin de semana lo hice principalmente por tierras palentinas en pleno Camino a Santiago, en esta ocasión, estuve muy cerca de casa (poco más de media hora de viaje) para volver a ver el impresionante conjunto del Monasterio de “San Salvador” en Oña".


Justificar a ambos lados

Ha sido muy gratificante volver a estar de nuevo ante esta extraordinaria edificación llena de puro arte. Ha sido todo un placer encontrarme de nuevo entre sus muros y viejas piedras. Espléndido sin discusión posible. Mereció la pena volver.


Además, he visto anunciadas dos próximos e interesantes acontecimientos. El primero; el año próximo se va a celebrar el milenario de su fundación y donde sin duda se podrá participar en muchos acontecimientos dignos de verse. El segundo es que para el 2012 dará cobijo a ese extraordinario acontecimiento cultural que ha supuesto para toda la Comunidad, las “Edades del Hombre”, auténtico hito del mejor arte sacro de cada una de las diócesis provinciales. He tenido el privilegio de ver el de Burgos, Palencia, Burgo de Osma y el año pasado el de Soria capital y enseguida no faltaré al de Oña en su Monasterio de San Salvador.


Inevitablemente estando recorriendo sus dependencias, me ha tenido que venir a la memoria que estos lugares, fundados por monjes Benedictinos, fueron propiedad de los jesuitas desde finales del S XVIII hasta hace relativamente pocos años y sus dependencias tuvieron la nada agradable fortuna de tener que soportar las “cosas” de un jesuita estudiante de teología. Se trataba del Padre Javier Arzalluz, el hijo de un carlista que luchó en el bando franquista y que por su entrega, ardor y lealtad en el frante nacional, fue recompensado por el mismísimo Franco. El entonces estudiante en Oña, posterior dirigente del Partido Nacionalista Vasco ya despuntaba con sus “cosas” de vasco de pedigrí.


Es conocida su obsesión enfermiza por el nacionalismo vasco a pesar de que en su juventud se declaró ferviemnte admirador de Franco. En sus habituales provocaciones, un día quiso hacer partícipe al mundo que había diferencias entre el culo de un vasco y el de un español y para ello nada mejor que bajarse los pantalones para así poder comprobar las diferencias; pero… será mejor leer textual lo que un día escribió Luis María Ansón y que ya muchos conocíamos por otras fuentes.


«Cuando Javier Arzalluz, jesuita de entusiasta vocación, estudiaba teología en Oña, entabló una discusión con sus condiscípulos sobre el rabel de los vascos. ‘Nosotros, además de una sangre específica, el Rh negativo –aseguraba el que luego sería ayatolá del independentismo decimonónico, tenemos un culo con unas características especiales que nos distingue del resto de los pobladores de la Península Ibérica’. La risa que provocó esta afirmación encontró respuesta rápida en Arzalluz. ‘Vamos a utilizar –dijo el padre Javier- el argumento ad experimentum crucis, el argumento ad probandum’. Y con decisión izó su sotana, arrió sus pantalones y mostró el antifonario a sus compañeros. ‘Esto, esto es un culo vasco’, aseguró Arzalluz. Y dirigiéndose a Gregorio Ruiz, jesuita palentino, añadió: ‘Y ahora vamos a ver un culo castellano para que comprobéis las diferencias’. Gregorio Ruiz le atajó: ‘No hace falta, Javier. En efecto, somos distintos porque nosotros los castellanos no nos bajamos los pantalones»




4 comentarios:

Temujin dijo...

Muy bueno el palentino....
Rescata esa entrada, que no la he visto y me gustaría. La gente en verano no anda mucho por "interne", pero el principio creo que era bueno... Si no la quieres publicar me la puedes mandar a notedespistes@gmail.com

enrique dijo...

Oña es como una teoría de Castilla en piedra.
Lástima que a Arzalluz le valiera de más bien poco.

Sabino Arana dijo; "no enseñeis castellano a vuestros hijos, pues es la lengua del liberalismo".

Liberalismo para aquel cavernícola era sinónimo de libertad y de democracia, ambas antagónicas con el modo de pensar de los nacionalistas vascos.
Pero bien que utilizan el castellano para molestar!!

Álvaro Tilo dijo...

Temujín, me temo que no a ser posible. Hay muchos comentarios que guardo, pero otros, que son reflexiones en voz alta y que según salen del "horno" van directamente al mesa, no suelo hacerlo y tampoco sé cómo se podrán rescatar, si es que se puede hacer. Lo siento

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Enrique, si no utilizan el castellanos, lo iban a tener claro. No creo que hablen en nuestro idioma por molestar, lo hacen para poder entenderse. En primer lugar, su idioma primitivo ha desaparecido y solo les quedaban los dialectos y no era nada fácil que un navarro se entiendiera con un vizcaíno etc. etc. así que se inventaron ese bodrio del batua que está lleno de latinajos y palabras castellanas pésimamente vasconizadas.

¿Qué poder decir de Sabino Arana y sucesores? Está todo dicho, se retratan cual son, todos los días.

Un cordial saludo.