lunes, 24 de enero de 2011

Banderas de España








Hay personajes ilustres que por motivos difíciles de entender permanecen en los más absolutos olvidos y eso, a pesar de que tuvieron una relevante importancia.

Uno de ellos es: Antonio Valdés y Fernández Bazán, nació en Burgos en 1744 y falleció en Madrid en abril de 1816. Fue un destacado militar y marino español; ostentó el cargo de 4º capitán general de la Real Armada, ministro de Marina, secretario de Estado del despacho universal de Indias; también fue galardonado como caballero de Toison de Oro.

Pero sin duda su momento estelar fue cuando presentó al Rey, en 1785 varios modelos que había diseñado para la bandera de los buques de la armada española y Carlos III, escogió la roja y amarilla que posteriormente fue aceptada como la bandera nacional de España.

Pero si rizamos el rizo podemos pasar de la actual bandera española diseñada por el burgalés a la aportación de la identidad “castellana” en otra bandera nacional; en este caso, la de la II República. Es también curioso, aunque muchos lo desmientan, el motivo del color morado en esa enseña que muy pocos se atreven a contar. Como el argumento de que el mencionado color representaba a Castilla, (error que no tiene ninguna justificación histórica) incluyeron el morado en la tricolor republicana y posteriormente para justificar ese sin sentido, se vieron obligados a dar una serie de explicaciones nada convincentes ya que el único color que representaba a Castilla hubiera sido el rojo carmesí de su estandarte.

¿Cuál fue el verdadero motivo del cambio o confusión? Nos cuentan que un destacado miembro de la II República, cuyo nombre en estos momentos no consigo recordar, visitó nuestra tierra y observó que el pendón castellano era “morado”, no dudando a partir de aquel instante en aceptarlo como el tercer color de la bandera nacional republicana. ¿Qué había ocurrido? que el rojo carmesí de aquel citado pendón que vio el político republicano y que le sirvió de ejemplo definitivo, estaba decolorado por las inclemencias del tiempo, del sol etc., y su color original había desaparecido por aquellos motivos climatológicos, quedándose de color de túnica nazarena. Una vez que se dieron cuenta del error optaron, no obstante, por mantenerlo y se inventaron mil y una justificaciones que jamás nadie entendió.

Por cierto ¿Qué pintaba oficialmente el escudo de la España monárquica en la bandera republicana? Sigo sin entenderlo.



8 comentarios:

Temujin dijo...

Creo que el color morado de la Bandera Republicana, tiene que ver con los comuneros de Castilla y la reivindicación de una monarquía española, en contra de Carlos I.
Hice una entrada sobre el tema pero no la he encontrado, aunque ninguna hipótesis me suena extraña. La bicolor de la Marina se puso para diferenciar nuestros barcos de los franceses, por diferencias entre los Austrias (España) y los Borbones (Franceses) antes era de color azul y en el mar podía dar lugar a confusión.
Si encuentro la entrada (no las etiquetaba bien antes) te pongo enlace con mi tesis,hablo de cabeza...

Álvaro Tilo dijo...

Temujín: La República buscaba implicar a Castilla en su causa y de ahí su interés en adoptar el color del máximo símbolo castellano como es el pendón.

Efectivamente los Comuneros utilizaron simbología en color morado y los responsables republcianos cuando se dieron cuenta del error cometido al confundir los colores, lo utilizaron como excusa, pero jamás pretendieron dar protagonismo a nadie ni a nada relacionado con el Movimiento Comunero.

Pero claro, esto que no son matemáticas puras y duras, cualquier otra teoría, siempre subjetiva, al menos tendrá que ser respetada.

Un cordial saludo.

KOKYCID dijo...

No me mataría por ningún trapo ni por ninguna partitura musical en particular, pero sea como fuere, me gusta ver mi bandera, me siento identificado con ella. Si la veo en el extranjero me gusta aún más. Pero vamos, tampoco me moriría de la pena si alguno de los "iluminaos" de nuestros días, deciden cambuiarla por la de la calavera y las tibias (más acorde con sus artes. Un saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Hola Koky, gracias por tu visita y dejarnos tu opinión.

Un cordial saludo.

merino dijo...

El tema crea controversia, pero lo que he entendido proviene de los liberales Comuneros de Castilla y revolucionarios contra el absolutismo monárquico. Pronto hará los 80 años, y lo que más me gusta es el significado como la Rev. Franc, de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Un mundo mejor. Nace del pueblo y al pueblo representa. Por cierto, no estoy de acuerdo que se depositara esa bandera en Salamanca. Azaña, no tuvo ancestros allí, pero su madre sí era burgalesa, de Escalada, zona con gran arraigo republicano, y ya que en Alcalá tiene estátua, allí un monolito con la bandera, estaría bien. Una estrellita o rosa roja en la bandera, estaría bien, en la misma. Los 6 de Dic, es la manifestación, por allá, nos veremos, por los derechos de los trabajadores. Saludos.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias Merino, por tu visita. Un régimen republicano siempre será o al menos debería serlo, el más representativo y por tanto ser el mejor y más justo. La doctrina es la deseable y lo peligroso serán siempre las personas que deban poner en practica su contenido.

Me temo, Merino, que los slogan quedan siempre muy bien, pero insito de nuevo; por encima de cualquier frase agraciada, lo primero siempre son los hechos.

Manolo Ulloa dijo...

Veo muy interesante tu exposición sobre la bandera española en diferentes épocas.

En primer lugar, desconocía que hubiera sido un burgalés el que diseñó la roja amarilla para la Armada y que luego pasó a ser la de toda España.

Tampoco tenía muy claro el motivo del morado de la de la República, aunque sabía que era por Castilla como bien nos comentas. Es muy curiosa la versión; nunca la había escuchado.

Tienes toda la razón al sorprenderte que la actual bandera constitucional y la republicana tuvieran las dos como fondo, el escudo de la España de los reinos monárquicos. Impensable en la tricolor.

Saludos.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, Manolo, por tu comentario y en especial por tu regreso. ¡Bienvenido!

Tus comentarios siempre son bien recibidos y me alegro coincidir contigo.

Un cordial saludo