jueves, 13 de enero de 2011

Entrañable solidaridad



Una de las verdades más absolutas al tiempo que erróneas, en las que solemos caer los humanos, es considerar lo nuestro, nuestra tierra, nuestras fiestas, nuestras identidades, cultura, historia etc., siempre la primera y por encima de cualquier otras.

¿Quién le puede decir a un navarros que las mejores fiestas del mundo no son los “Sanfermines” o aun sevillano “La Feria de Abril” o a un valenciano “Las Fallas”? y así pueblo por pueblo…Todos ellos tienen razón al tiempo que ninguna la tiene. ¿Por qué pongo este ejemplo? Viene a cuento, al menos así lo creo, por lo habitual que suele ser mirarnos el ombligo propio sin darnos cuenta que todos los demás también lo tienen igual de redondito, bonito o feo.

Pero dicho esto y sin ánimo de triunfalismo hay estadísticas que hacen que nos podamos sentir orgullosos de lo nuestro, sin que ello lleve consigo intentar desprestigiar lo de lo demás o establecer unas absurdas diferencias, como torpemente se suele hacer.

Se ha celebrado El Día Mundial de los Transplantes y este año lamentablemente y con toda seguridad por los motivos que se han comentado, no han sido tan numerosas las donaciones; aunque, como indican todos los informes, sigue siendo España el país en el que más órganos se donan para transplantar a otros seres humanos. Hay que felicitarse por ello y felicitar a todos sin excepción por haber conseguido ser los primeros, una vez más, en el más duro y bello ejemplo apolítico y solidario humano de todo el pueblo español. Espero que nunca jamás, ningún político intente con un repugnante triunfalismo colocarse una medalla por este motivo; sería despreciable.

Las gentes de nuestra tierra están en número de donaciones en el grupo más generoso. Primero y por orden solidario es Cantabria, luego La Rioja, País Vasco y Castilla y León. Luego un segundo grupo encabezado por Canarias, Melilla, Asturias, Madrid, Andalucía, Murcia, Baleares, Galicia y Valencia. Continúan, Aragón, Navarra, Castilla La Mancha y cerrando el escalafón Cataluña y Extremadura.

Asimismo, las comunidades que más han incrementado sus cifras de donaciones de órganos son Castilla y León (18,4 por ciento), País Vasco (10,8 por ciento), Castilla-La Mancha (9,4 por ciento), Canarias (7,1 por ciento), Madrid (3,6 por ciento) y Melilla.

Nunca debe faltar nuestro agradecimiento inmenso a cuantas personas hacen posible este milagro a pesar de la cruel realidad de que la tragedia de unos es la vida para otros. Hoy de nuevo y con orgullo lo vuelvo a repetir nos debemos sentir orgullosos por la solidaridad de nuestras gentes y de nuestra tierra.


10 comentarios:

KOKYCID dijo...

El hecho de amar la cultura propía no tendría porque significar menospreciar al resto. Eso es el nacionalismo (mal entendido, que nunca lo entienden bien y cómo dice Bunbury: "los nacionalismos, que miedo me dan").
Respecto a las donaciones, soy donante de todo lo habido y por haber desde que cumpli los 18. Fuí a ALCER en la C/ Miranda. Te hacían un carné blanco y naranja de "chichinabo" que más bien parece para descuentos en Carrefour. Te marcaban con una "X" a máquina de escribir las casillas de lo quequerias donar y asi visto da un poco mal rollo, pero no nos va a servir de nada una vez "cambiemos de decorado" y si nosotros o algún ser querido necesitase un trasplante, seguro que deseariamos que hubiese donantes suficientes...

Merino dijo...

Bonito prólogo, para llevarnos a esta interesante exposición. Yo también tengo carnet de donante, de color azul, y sin especificaciones. Si todos fuéramos solidarios en este apartado todos los españoles, la Seg. Social, ahorraría mucho gasto innecesario, y la esperanza afloraría en tantas y tantas personas, que esperan ansiosas un trasplante. Diálisis, etc, quedarían bastante disminuidas. Menos mal, que la Iglesia católica no lo prohibe, y ahí, Sí que hace fuerza para esa gran donación, en momentos tan dolorosos. Mi abrazo, a todos los donantes del mundo.

ZáLeZ dijo...

Hola Alvaro:
No está mal ser un poco chovinistas, al menos para apreciar lo nuestro, pues los chovinistas de "al lado" no lo van hacer por nosotros.
Un cordial saludo,

María dijo...

Bueno ALVARO,

sí que es una alegría ser los primeros en lago bueno, que este país nuestro ya da mucha penita, la verdad. El tema de las donaciones, es algo que a muchos da como repelús y yo nunca lo he entendido, yo soy donante de todos los órganos desde que me enteré que era posible ¿para qué dejar que se los coman los gusanos o sean incinerados pudiendo salvar una vida? ¡¡vamos debiéramos serlo todos!! así que sí a los que lo han sido gracias... además ¡¡nunca se sabe si vamos a ser eventuales receptores!! ¡¡puro egoísmo es lo mío!! :-)


Un besito ÁLVARO.

Temujin dijo...

Soy donante de órganos desde que tuve oportunidad, ahora no puedo donar sangre temporalmente.

Álvaro Tilo dijo...

Hola, Koky, tienes toda la razón al principio de tu comentario. Lo único que pretendía es no caer en ese absurdo pecado de creernos los mejores. Sería curioso, aunque no quiero entrar en descalificaciones y por eso no lo hago, haber puesto aquí el titular de DEIA (el preiodico del PNV) sobre el autobombo por segundo lugar "estatal" que ocupan en la estadísta nacional en donaciones de órganos.

Te felicito por ser donante.

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Hola Zález: Al igual que digo a Koky y demás amigos que por aquí os habéis dado cita, no pudo por menos que felicitaros por vuestra altruista y desinteresada acción de ser donantes, al tiempo de sentirme orgulloso que personas tan importantes como vosotros participéis en este cuaderno.

Álvaro Tilo dijo...

Poca a poco, María, el "repelús" va desapeciendo y la alegría de saber que nuestros órganos servirán para dar vida a otra persona cuando a nosotros ya no nos hagan falta, creo que es el mejor estímulo para que siga avanzando de la forma ordenada, altruista y solidaria, como se hace en España, la acción de miles de personas donantes.

Desde mi viejo molino, un beso.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias Temujin por tu visita. Es para mi, como digo anteriormente, una satisfacción estar rodeados en este blog, de personas tan responsables, solidarias y altruistas, como lo sois todos vosotros.

Un cordial saludo

Álvaro Tilo dijo...

Amigo, Merino, aunque traspapelado y lo digo porque creía te había contestado, veo que no era así y por ello te pido mis disculpas.

El abrazo para todos los donantes, no puede ser más sincero y solo cabe desear que nunca dismunyan, todo lo contrario ¡ojalá! aumenten.

Creo, Merino, que en este tema en concreto y en otros muchísimos y lo digo con todo el respeto, lo que opine la iglesia católica, es totalmente intrascendente. Ella en todo caso, puede dar normas de conducta exclusivamente a sus seguidores pero jamás debe, como hace en demasiadas ocasiones, es intentar que toda la sociedad en la hay millones y millones de no creyentes, obligatoriamente acepten sus postulados y presionen por ello. En este caso concreto si anima a las donaciones entre sus fieles me parece estupendo.

Como siempre, amigo. Un cordial saludo.