miércoles, 23 de marzo de 2011

Siempre son los mismos, me aburren ya.


Antes ya se les veía por ahí de vez en cuando, pero ahora con la llegada de la TDT, las tertulias políticas, principalmente, abundan a todas las horas y en todas las cadenas de televisión. Empiezan en la mañana y no desaprecerán hasta bien entrada ya la noche. Como siempre, lo poco gusta y lo mucho llega a aburrir.

Lo que realmente me llama la atención es esa caterva de periodistas o asimilados, incluidos políticos, que noche tras noche aparecen en las tertulias televisivas. Los lunes todos podemos saber que funalito de tal, está en Veo, el martes estará en La 10, el miércoles en La Sexta 2, el jueves en El Gato y el viernes en La 13 que es la única que de momento no sé a qué grupo político o mediático pertenece. Sin olvidar los dobletes que algunos hacen entre mañana y noche y las participaciones en las tertulias radiofónicas. Toda la pasta es buena y poca, deben pensar. “Todo es bueno para el convento”, como se decía antaño. Así, semana tras semana y la verdad es que al principio podían decir algo interesante, ahora ya me aburren. Son como esos deportistas profesionales, los antiguos tenistas o de otros deportes, que al levantarse tenían que preguntar dónde jugaban aquel día.

Como es natural, les hay de todos los gustos y colores, pero los que más llaman la atención son los que apasionadamente y sin rubor defienden su cocido diario con un entusiasmo sólo superado por los políticos profesionales que acuden a las mismas citas y que dan muestra, habitualmente, de una preparación humana y política muy deficiente. Son incapaces de dar una opinión que previamente no haya sido bendecida por sus jefes. En definitiva, casi todos ellos por un motivo u otro se comportan como borregos pesebreros disciplinados, sin ninguna personalidad y en demasiadas ocasiones sin ninguna credibilidad. Se les nota que casi todos, con el afán de seguir saliendo en la foto, renunciaron a la más mínima personalidad personal, si es que alguna vez la tuvieron, y esperan ansiosos seguir viviendo de este cuento de la política, todo el tiempo posible.

La segunda consideración, es su falta de educación y de buenos modales, en demasiadas ocasiones. Hablan todos a la vez, no se les entiende a ninguno y el mejor escaparate de estas grotescas situaciones las encuentro en la Noria, en la noche de los sábados, en el debate “político”, donde una señora avinagrada se erige en la reina de la grosería, de la estupidez y de la nula educación batiendo todos propios récord de la zafiedad. En el resto de tertulianos hay de todo, algunos se la aproximan y otros afortunadamente están a distancia.

Igualmente y por aquello de quedar bien con todos, justo es decir que en entre esta numerosa y nueva profesión que bien podíamos llamarla de “vividores de la televisión y radio" hay dignos profesionales y algún que otro político coherente.

Un ejemplo más de pluriempleo en estos tiempos difíciles. Algunos tienen suerte y se lo han sabido montar muy bien, aunque no dejan de ser unos vividores acaparadores en demasiadas ocasiones.


7 comentarios:

ZáLeZ dijo...

Hola Alvaro:
Me has matao..
Poco veo la tele, pero en ese poco incluyo La Noria, y supongo que te refieres a María Antonia Iglesias, que me cae muy bien aunque defienda sus ideas de una forma acalorada, y a veces un tanto soez, pero que creo es muy inteligente, convincente y que da vuelta y media al resto. Pero es una opinión muy personal.
Un cordial saludo,

Álvaro Tilo dijo...

Zález, es tu opinión tan válida como los que tenemos la contraria de esa señora. Además estoy seguro que cada uno pondriamos en unos momentos dar más de 20 argumentos defendiendo nuestras posiciones y todos serían aceptables para alguien.

Las discrepancias en lo superficial, siempre enriquecen la amistad o al menos, así lo creo yo.

Un cordial saludo.

Temujin dijo...

Pues no veo la televisión apenas y lo que veo es películas o películas, y ahora motos y Formula 1. La verdad es que cuando he intentado ver algun programa he desistido y la Noria esa, el presentador me pone del higado...

Álvaro Tilo dijo...

Hola, Temujin: Bueno, ahora la oferta televisiva ha aumentado mucho, aunque al final seguimos con más de lo mismo.

Los deportes me van casi todos y los programas de debate a veces me resultan interesantes. La verdad que el de La Noria es un bodrio que en ocasiones veo.

Un cordial saludo.

Atapuerques dijo...

Yo me pregunto de dónde sacarán el tiempo, pues los ves en la televisión hasta las tantas y luego a primera hora ya están en alguna emisora de radio. Y ¡aún tiene tiempo para escribir artículos en prensa escrita!
Y además saben y opinan de todo. Para mí que los eligen en las tertulias de los cafés.

Un saludo

Álvaro Tilo dijo...

Les pasa lo que a los políticos; en cuanto tienen cargos de resposabilidad se convierten por obra y gracia de los "boletines oficiales" correspondientes, en los más sabelotodo de todo aunque sigan sin puñetera idea.

En fin...Cosas veredes.

Un cordial saludo, Atapuerques.

A. Garcia Portela dijo...

Es verdad Alvaro, a mi también me ponen del hígado, esa gente no son periodistas, son opinadores, no argumentan, chillan, se insultan, eso se traslada a toda la sociedad, hubo una época que existía un programa en la televisión pública, se llamaba la Clave, venían sabios de cada tema, premios nobel.Hoy existe el periodismo de todo a cien.