viernes, 30 de abril de 2010

Alberti, siempre genial. Siempre maestro


Los que me conocen, saben de mi admiración por Rafael Alberti. Es para mi, uno de los grandes poetas y siempre busco que la ocasión me sea propicia para reflejar y dejar escrito algo de su obra.


Está lloviendo tanto y no precisamente agua, aunque también se vean gotas caer en los charcos, que buscando una mínima relajación en estos días de fiesta, quiero compartir unos entrañables versos que compuso sobre nuestra tierra burgalesa en aquel memorable viaje que hizo el maestro allá por los años 20 del siglo pasado y que quedaron para siempre impresos en su obra «La Amante»



PEÑARANDA DE DUERO

¿Por qué me miras tan serio,
carretero?

Tienes cuatro mulas tordas,
un caballo delantero,
un carro de ruedas verdes,
y la carretera toda
para ti,
carretero.

¿Qué más quieres?


ARANDA DE DUERO


Madruga, la amante mía,

madruga, que yo te quiero.


En las barandas del Duero,

viendo pasar la alba fría,

yo te espero.


No esperes que zarpe el día,

que yo te espero.



DE ARANDA DE DUERO A PEÑARANDA DE DUERO


¡Castellanos de Castilla,

nunca habéis visto la mar!


¡Alerta, que en estos ojos

del sur y en este cantar

yo os traigo toda la mar!


¡Miradme, que pasa el mar!



Buen fin de semana.





10 comentarios:

Temujin dijo...

Desconozco la obra de Alberti, por completo, la verdad. Pero me han gustado estos versos...

Leona catalana dijo...

La poesía de Albertí es fresca. Con pocas frases dice mucho y cala sin ser nada especial. Por esto lo es.

Un cordial saludo.

KOKYCID dijo...

Preciosos (y para mi desconocidos) versos. ¡Gracias! E igualmente buen fin de semana.

Álvaro Tilo dijo...

Temujín: Tengo varios poetas que me gusta leerlos dependiendo en muchas ocasiones de mi estado de ánimo.

Alberti, siempre está presente, como lo está Luis Cernuda, Manuel Machado o San Juan de la Cruz. Pero, hay tantos que me gustan…

Alberti estuvo muy relacionado en su juventud con Burgos y Atapuerues es buen conocedor de esos momentos. Hay detalles que ahora conozco gracias a sus comentarios.

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Leona: Tienes toda la razón, el maestro del Puerto siempre nos regala su verso, su mensaje “fresco” como atinadamente describes.

Estos versos que fueron escritos hace casi 90 años, ahí están, ahí siguen jóvenes y lozanos.

Un cordial saludo

Álvaro Tilo dijo...

Gracias Koky, que tu fin de semana sea bueno aunque me temo que algo frío y lluvioso; se fueron los agradables calores de días pasados.

Me alegro que te hayan gustado esos “poemillas” de Alberti, como algunos, en mi opinión torpemente, les llaman por la brevedad.

Un cordial saludo.

Julia dijo...

INVITACIÓN AL AIRE

Te invito, sombra, al aire.
Sombra de veinte siglos,
a la verdad del aire,
del aire, aire, aire.
Sombra que nunca sales
de tu cueva, y al mundo
no devolviste el silbo
que al nacer te dio el aire,
del aire, aire, aire.
Sombra sin luz, minera
por las profundidades
de veinte tumbas, veinte
siglos huecos sin aire,
del aire, aire, aire.
¡Sombra, a los picos, sombra,
de la verdad del aire,
del aire, aire, aire!

Rafael Alberti

Me encanta Rafael Alberti. Incluso sus escarceos con el teatro como El Adefesio, que fue además una obra futurista. Me encantan sus cantos a la lucha de los hombres por la libertad y sobre todo sus cantos al mar, a ese mar que amo tanto como él lo amó. El mar, la mar...

Gracias compañero por recordar a este maestro entre maestros.

Un abrazo

Álvaro Tilo dijo...

Espléndido poema, Julia. Gracias por traerlo hasta aquí.

No olvides la curiosa devoción mariana de Alberti. A sus vírgenes, escribió extraordinarios poemas y lo culmina con dos obras sublimes. La primera serían los tres sonetos que forman el Triduo del Alba, que compuso en honor a la Virgen y que leyó por primera vez en el Monasterio Benedictino de Santo Domingo de Silos. Produjo tal entusiasmo que mereció para los "creyentes devotos", indulgencias concedidas por el Abad Mitrado de la Abadía. El otro momento histórico y que reflejé en una comentario de hace unos pocos meses, en mi anterior blog que firmaba como Fernando, “Si las Piedras hablaran” ; es, cuando en pleno congreso del PC andaluz sube al estrado y recita inolvidables poemas a la Sevillana Virgen del Baratillo, a la Macarena y otros que no he conseguido todavía al Cachorro y a La Esperanza de Triana. Aquel día de Semana Santa de hace unos 30 años tembló todo Sevilla.

Por si quieres leer los dos poemas que te comento:

http://fernando-desde-castilla.blogspot.com/search?updated-min=2009-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&updated-max=2010-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&max-results=50


Los sonetos del Triduo del Alba se pueden leer y escuchar (recitados por Nuria Espert) en:

http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=1681&p=Rafael%20Alberti&t=Triduo%20del%20alba&o=Nuria%20Espert


Gracias por tu visita.

Un abrazo.

Mª Ángeles dijo...

Bonitos poemas. Alberti siempre tiene algo que invita a seguir leyendo.
Buena elección

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, por tu visita, Mª Ángeles.

Como bien dices, la poesía de Alberti siempre invita a seguir leyendo su obra. La lees una y otra vez y siempre te sientes a gusto haciéndolo.

Un cordial saludo