miércoles, 2 de junio de 2010

España, el octavo exportador mundial de armas.


No es sencillo el tema, hay aspectos económicos muy poderosos por medio pero que nunca podrán justificar la venta de armas a terceros países y mucho menos si son belicistas o están en permanente conflicto. Pero eso y por muchas más razones, resulta inconcebible el cinismo de alguien que al menos hipócritamente debería estar callado y por contra, se pasa todo el día dando lecciones de moralidad y de ser adalid de la paz.


No se puede ir por el mundo de bueno y pacifista, mientras se vende armas a países como Israel o Marruecos, que han incumplido todas las resoluciones impuestas por las Naciones Unidas como consecuencia de su belicismo brutal. No han tenido más remedio que reconocer oficialmente que han vendido armas a los israelitas por un importe superior a mil quinientos millones de euros.

En pleno conflicto por el ataque israelí a los barcos que querían llegar a Gaza; a nadie prácticamente se ha visto tratar el asunto de la venta de armas españolas a Israel por parte del progresista gobierno español, como anteriormente lo hicieron todos los demás, pero ninguno se arropó como él bajo la bandera de la Paz y del “No la Guerra” No deja de ser muy lamentable y cínicamente curioso.

El Gobierno presidido por el hombre al que mueve "un ansia infinita de paz" es el mayor vendedor de armas de muerte de la historia española. Sus contradicciones son enfermizas y lo seguirán siendo mientras haya personas que interesadamente o no, le sigan apoyando.

Me importa y me duele que en España, el volumen de las exportaciones de armamento convencional se haya multiplicado por siete en los últimos cinco años. El país, el nuestro, se sitúa como el octavo suministrador mundial de armas, por encima de países como China. Me duele que una sola arma de fuego y muerte, fabricada en España, sirva para matar a seres humanos en el extranjero. No perdono a ningún gobierno porque todos lo han hecho aunque ninguno ha llegado a las cifras donde lo ha hecho el “pacifista” actual presidente del gobierno. Da muestras diarias de ser el más falso e hipócrita. Tiene ese triste récord.

¡Qué felicidad! Vender armas y ser pacifista. Hacerse rico y tener buena conciencia. ¡No hay nada que no puedan los «progres» en su impunidad moral! Como llorar por los saharauis y armar a Marruecos… o condenar a Israel por un ataque militar después de haberle vendido armas.

¿Mayor cinismo? Imposible.

8 comentarios:

Atapuerques dijo...

Chisttt!!!Habla bajo, Alvaro, que en el Páramo de Masa en Burgos, hay unos cuantos trabajadores que irían al paro si les cierrran la factoria de Explosivos Rio Tinto. Ellos fabrican explosivos, con fines pacíficos, no te vayas a creer, aunque alguna vez tengan encargos de granadas, morteros y munición
para tanques,para alguna que otra misión "humanitaria"

KOKYCID dijo...

De esas cifras nonso hablan en el telediario. Por lo visto, despilfarramos en planes "E" ó "Ñ" y lo compensamos con las ventas de armas (que es una forma de ser sicario, pero para los cobardes.

Álvaro Tilo dijo...

Atapuerqués, recuerda que nuestro ejército no pude disparar, solo puede repeler una agresión, es decir; hay que esperar primero a que matan a varios soldados españoles, después el coronel hispano, muy cabreado, se renirá con el enemigo y les preguntará: ¿Quién ha disparado, quién ha sido? Uno de los malos confesará todo todo y entonces se consultará a la ministra que ordenará inmediatamente: "Coronel, mande firmes" para que la escuchen bien y aconsejará que se les diga a los que han disparado: ¡Qué sea la última vez que lo hacen y que no se les vuelva ocurrir matar con armas españolas a soldados españoles y que por ser la primera vez, no tomaremos represalias!

Por aquí también debe haber una fábrica de armas, pero de las de mentira., de las que no matan ni nada parecido. Antes hacían minas pero simuladas, de las que no hacían daño si alguien las pisaba. Iban sin explosivo y si estallaban alguna vez y alguien volaba por los aires o se quedaba sin piernas era por error.

¿Qué se nos habrá perdido en esas guerras?

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Estamos, Koky, al borde de muchas cosas y ninguna buena, todo lo contrario. Dan ganas y ¡ojalá fuera posible!, de irse a vivir al monte para olvidarnos de todo.

Un cordial saludo.

Mª Ángeles dijo...

No soporto la doble moral de todos aquellos que siguen cn el soniquete de la postura de Aznar en la guerra de Irak mientras miran al otro lado para no ver esto.
Me parece que has hecho bien en sacar este tema para tratar en profundidad en tu molino.
Saludos Álvaro.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, Mª Ángeles por tu visita.

Lo de Aznar (guerra de Iraq) en mi opinión, no tuvo la más mínima justificación y fue un error imperdonable y manifesté mi repulsa a ese sin sentido, con todas mis fuerzas en cuentas manifestaciones pude hacerlo en Sevilla, que era donde vivía en aquel momento. Eso sí, jamás fui bajo ninguna bandera política o sindical, participaba en las manifestaciones pero yendo por libre lo mismo que hice en la inolvidable Marcha a la Base americana de Rota, de aquel año.

Dicho esto, debo igualmente añadir que Aznar fue a mi entender, dentro de su dramático error, mucho más honesto en su equivocada aptitud que Zapatero en el resto de guerras en las que participa España en estos momentos. Jamás vendió (Aznar) pacifismo, cosa que el actual presidente de gobierno, lo hace a todas las horas mientras vende todas las armas de matar que puede. Permíteme que acabe copiando y pegando el último párrafo de mi comentario.

« ¡Qué felicidad! Vender armas y ser pacifista. Hacerse rico y tener buena conciencia. ¡No hay nada que no puedan los «progres» en su impunidad moral! Como llorar por los saharauis y armar a Marruecos… o condenar a Israel por un ataque militar después de haberle vendido armas»

Espero entiendas, Mª Ángeles, que libremente manifiesto mi opinión, que por supuesto no tiene el porqué ser compartida por nadie y si lo es, estupendo.

Un cordial saludo.

Temujin dijo...

Los ejércitos, es lo que tienen...se dedican a matar al personal, es su trabajo...La función ONG, no me parece la más apropiada, también hay formas y formas de matar, no todo vale o mejor dicho, no todo debiera valer...

Álvaro Tilo dijo...

Temujín: Tienes toda la razón cuando dices: «no todo vale o mejor dicho, no todo debiera valer...» Lo que ocurre que a veces es difícil saber cuál es el termino medio adecuado.

Los éjércitos, desgracidamente, tienen que seguir existiendo pero otras acciones humanitarias hay que dejarlas para las ONG, que aunque demasiadas están bajo sospecha, hacen, las que lo hacen, una digna labor social.

Lo que realmente repugna, al menos a mi, es cuando se pretende disfrazar la realidad vistiéndola con unos hábitos de Caridad.

Un cordial saludo.