jueves, 14 de octubre de 2010

Sigue la farsa.


Fue en 2003 cuando se consumó uno de los más absurdos, disparatados, despiadados, intolerables, asesinos a fin de cuentas, actos bélicos sin sentido como fue la invasión de Iraq por parte de dos insaciables especuladores y rapiñas de riquezas ajenas, como era cambiar sangre humana por petróleo. Fueron Bush y T. Blair, ayudados y acompañados en esta ocasión por el títere y mera comparsa grotesca como lo fue en aquella ocasión, Aznar. De verdad que me sentí indignado y me rasgué las vestiduras porque no entendía nada. Hubo otros muchos, desde buitres políticos, actores, sindicalistas, gente que se sube siempre al carro donde puede conseguir alguna prebenda etc. etc. que se sumaron a la fiesta adueñándose desde el primer instante de todo el protagonismo. Allá ellos, no deben poder subsistir ni vivir sin él y por eso, misteriosamente, volvieron a aparecer aquel mismo año en la XXIII Marcha a Rota en contra de la guerra y de las bases americanas, después de muchísimos de ausencia, dando muestras una vez más, de un oportunismo político que no soporto.

Si de nuestras palabras dicen, que jamás se pierden y que navegan tristes y solitarias por el cosmos; si un día volvieran, se escucharían mis protestas más airadas contra la absurda guerra en aquellas manifestaciones donde participé. Jamás fui detrás de un grupo político, sindical o de ninguna otra ideología; siempre caminé al final de la misma entre el numeroso grupo de los «apátridas», de los que ni queríamos ni necesitábamos salir en ninguna foto. Abuchee a Aznar con la fuerza que me daba la rotundidad de mis creencias y lo volvería hacer si la tragedia se volviera repetir. El domingo, de haber estado en Madrid, hubiera abucheado sin contemplación a Zapatero y sin compasión hubiera pedido su necesaria dimisión. Es con mucho para casi todos, el peor y más nefasto gobernante que ha tenido España desde la transición. Es incompetente, inútil y nos está hundiendo a todos en una miseria de la que resultará muy difícil salir al pueblo liso y llano. Ellos no tendrán ningún problema para hacerlo.

Dicho esto, no soporto, que los políticos “progres” vengan a decir, para justificar su nefasta gestión, que las manifestaciones y protestas fue algo orquestado desde grupos de extrema derecha. Es una solmene tontería. En algún caso pudo ser, siempre es posible todo, pero fue el grito espontáneo de los que ya estamos hartos de este nefasto cantamañanas y demás monaguillos y monaguillas que le secundan.

El colmo de las majaderías es la de una ministra que pretende no sé qué protocolos. ¿Será poner a los “posibles alborotadores” en la Plaza de España de Madrid a unos cinco kms., mientras el desfile se celebra a calle cerrada nada más que para los invitados? Espero que no me lean porque a lo peor les acabo de dar una pista que resultaría muy adecuada para los intereses de este inútil.

Pretenden, aunque no se cansan de decir chorradas, preservar y no empeorar la pésima imagen de Zapatero por si aguanta un año más. Lo que les puede ocurrir a futuros presidentes, se la trae el pairo, incluido el propio rey y sino me remito a la final de fútbol de hace un par d años, creo recordar. Callados como muertes por mor de la “libertad de expresión” que siempre debe existir si de Zapatero se trata, los demás no cuentan.

Es asombroso lo que cambia una poltrona, un buen sueldo y los extraños compañeros de cama que hace el poder y el dinero. Alguien ha pasado de reír, aplaudir e identificarse con una persona que insultó gravemente en una televisión publica a España e y por tanto a todos los que nos sentimos españoles a abanderar una españolidad en la que no cree, por la que no siente más que indiferencia cuando no desprecio. ¡Vaya farsa! ¡Vaya farsante!

Si tenéis un momento podéis recordar en el video al tal Pepe Rubianes cagarse en la «puta España». Ministras del actual Gobierno de España y ex-ministros aplaudieron y se sintieron solidarios con los insultos de este gallego majadero, que se sentía catalán a su manera y que al final sé que ofendió a muchos de ellos que no hacen del nacionalismo su única bandera. Ella se solidarizó publicamente en el homenaje del: «Todos somos Rubianes»

Como siempre, me gusta recordar que expreso mi opinión y que respetaré cualquier otra que sea diferente a la mía.



17 comentarios:

Manolo Ulloa dijo...

Hola, Álvaro. Comparto plenamente tu comentario. Es inaudito lo que está ocurriendo en España. Todo lo relacionado con este presidente, huele a podrido.

Saludos

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, trianero por tu visita.

Al menos ya somos dos los que compartimos cuando he escrito en el comentario. La verdad es que cada día me cuesta más y más soportar a esta panda de inútiles que nos gobierna y que están en la oposición. No ecuentro a nadie. A unos les veo malos y a los otros peores, no consigo salvar a nadie del desastre y se ve que se han contagiado del más inútil de todos los inútiles que nos han gobernado.

Seguro que algo habremos hecho para merecernos tal castigo.

Un cordial saludo.

María dijo...

Pues no sé ÁLVARO,

efectivamente hay mil motivos para estar indignados con este gobierno que sufrimos todos, por que no acabe de remontar la economía y la lista del paro siga creciendo exponencialmente, pero sinceramente, ir a un acto de homenaje a los caídos, de homenaje al ejército o en todo caso, siendo una ceremonia merece todo el respeto. Ponerse a bocear en este caso al presidente, pero me da igual a quien sea que se le falte al respeto, a mi personalmente no sólo no me parece bien, si no que me da vergüenza ajena. Son como la gente esta que pateaba en los teatros... ¿cómo os llamabais los que ibais a aplaudir? :-)

Pues eso ALVARO, que con independencia de si estuvo orquestado o fue una explosión espontánea, es una falta de respeto y al menos yo, eso no lo voy a aplaudir.

Mira, me ocurre exactamente igual con este impresentable de Rubianes, vamos que estará orgulloso este cafre de la sarta de burradas que ha soltado y el resto... como lelos riéndole la gracia, ya ves que machote, si es que...¡¡Ay, Sr. qué país!!

Pero vamos, que a veces la rabia, es difícil de contener, eso también es cierto.


Muchos besos ÁLVARO.

Merino dijo...

Alvaro, creo que todos estamos
contigo, y tu forma de expresarte. El tal Rubianes, que por la pasta, bailó, ya está en el hoyo enterrado, e imagino que los políticos que aplaudieron sus bravatas linguisticaS TAMBIÉN ESTARÁN ARREPENTIDOS, pero acobardaditos por no haberse cagado ellos en la puta España. Qué valentía sabiendo él que las iba a espichar despedirse donde muchos luego le escupirían. El problema que hubo, en esa zona de Madrid, fué culpa de los mandos de la policía y las órdenes recibidas. ëramos tantos en la proximidad, y tal el estruendo, que no nos podíamos acercar a ver a los reyes, faltaron monitores con imágenes en directo, el personal no se oían los unos a los otros, no se oía nada, y engancharse al a por Zapatero, era bien facil. Deseo aclarar que de Comisiones, habia bastantes conocidillos voceando, y lo más importante, estoy seguro, que más de un familiar de los fallecidos, estaban forzados por el qué dirán, pero lo que necesitaban era abofetear directamente a más de un político, por incompetente, mentiroso, y por mandarlos pacíficamente a lugares de paz, como Afganistan, Líbano, donde no hay talibanes a la vista. Da el alto, y después santo y seña, y sino . dispara al aire, que ya te has hecho blanco de los pacifistas locales. O sea que respeto tuvieron los que oyeron el momento en que se encontraban, yo a 450 mts, no oí nada. Saludos. Merino

Álvaro Tilo dijo...

No me pones nada fácil, María, la respuesta a tu comentario, que como no puede ser de otra manera agradezco y respeto aunque lo comparto en esta ocasión, en muy poquito.

Parece ser y según leo además a otro amigo en el blog, aparte de que ha sido motivo en tertulias, que al faltar las pantallas gigantes muchas personas no se enteraron del momento del toque a los caídos. La gente no es tan insensible para que dándose cuenta del momento no hubieran guardado un respetuoso silencio. Alguien tendrá que explicar el porqué este año se eliminaron.

En una manifestación se puede decir prácticamente lo que se quiera, bajo la bandera de la “libertad de expresión” y no entiendo que esta ocasión que es de las poquísimas ocasiones que los ciudadanos pueden estar cerca del presidente, no puedan dedicarle sus críticas. ¿Por qué en unas ocasiones sí y en otras no?

A mi lo que realmente me produce vergüenza ajena es que se rían de Zapatero en Europa por culpa de las chorradas que dice y ser un pésimo gestor; que el presidente del gobierno de España, al que no tengo la más mínima estima y al que acuso de ser un hombre nefasto y mala personas; despreciara la bandera de un país soberano aunque no goce de ninguna de mis simpatías; se pliegue como ruin vasallo ante el rey moro y los gibraltareños que ya, hasta se han apropiado de las aguas territorios españolas y se ponga de alfombra con Chávez, amén de que haya destrozado políticamente a tantas personas válidas de su propio partido y la última sea el presidente de la Comunidad Vasca, Sr. López que con su pacto con el PP estaba haciendo una buena gestión. Que todos los días se eche en brazos de los vampiros nacionalistas con tal de mantenerse pegado a la poltrona y que el muy valiente saque pecho y se atreva con los pensionistas de su país, mientras despilfarra miles de millones en subvenciones políticas a caraduras y golfos como él. Eso, entre otras muchísimas cosas, es lo que me produce vergüenza ajena.

Al menos cada uno hemos expresado nuestros puntos de vista, algo que es muy importante y que no tienen por qué ser coincidente en ocasiones.

Como siempre, es un placer poder saludarte en este humilde y poco concurrido cuaderno.

Un cordial saludo. Un beso.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, Merino por tu visita.

Lo de Rubianes fue algo intolerable que curiosamente no mereció ningún reproche del ejecutivo, todo lo contrario, tuvo el aplauso y complicidad al menos de una de las ministras actuales de Zapatero. Ya con esto poco más se puede añadir.

Lo del abucheo en el desfile, poco importa fuera total en parte o nada organizado como ocurre en todas las manifestaciones que se hacen en este país. Lo que realmente debiera preocupar a Zapatero y acólitos y no al contrario, es el hartazgo que han producido en la ciudadanía y las ansias de la mayoría de que se vayan todos juntos y no vuelvan nunca más. Casi estamos ansiosos que dejen el camino libre a otras personas que sean más competentes. Lo demás son brindis al sol para justificar lo injustificable.

¿Cuándo la ministra del Ejército explicará los motivos por lo que este año no hubo pantallas gigantes? « ¡Bienaventurados los que nada esperan porque no serán defraudados!»

¡Valiente! ¡Valiente! Zapatero. Con los únicos que se atreve son con los pensionistas. «Pido un aplauso para él»

Un cordial saludo.

María dijo...

¡¡Jo, ÁLVARO!!
¡¡pues sí que te tiene contento a ti contento ZP!!:-)

Mira, yo no creo que sea ni peor, ni mejor que muchos de los que le rodean en unos y otros partidos, le ha tocado un momento complicado y efectivamente no acierta y se va a lo facilón, que es cargar contra los que menos pueden protestar, llámese pensionistas o funcionarios.

Pero ÁLVARO, si se le deja campar a sus anchas a los instintos cavernícolas que todos llevamos dentro, esto será una jungla, y eso no sólo no soluciona nada, sino que además revuelve a un más el panorama de lo que está.

Así que, sin quitar merecimiento al abucheo, insisto, yo la falta de respeto y los malos modos, vengan de donde vengan y vaya a quien sea que vayan, no los aplaudiré jamás.

Pero vaya, que tranqui, a mi me sigue gustando igual venir a tu casa. Y no te preocupes si está más o menos concurrida, a la mía vienen algunos que se podían abstener, la verdad:-)

¡¡hale, más besos y feliz finde!!

Temujin dijo...

Hay cosas que no se deben permitir, una es cuando se hace homenaje a los muertos de nuestro país, ponerse a dar voces. Esos que daban voces son unos sinvergüenzas y unos cantamañanas. Hay momentos de reclamar y momentos de callar. Con el toque de respeto hacia nuestros muertos, en cualquier país medianamente civilizado, la gente se calla y muestra respeto. No hay disculpas, no hay razones, lo que hay es muy poca vergüenza y poco sentido del honor y la dignidad. Son unos gilipollas impresentables.
El de arriba no merece ni comentarios, el sólito y los que le ríen, las putas gracias se califican ellos solos. En ese caso, solo hay una respuesta, un buen bofetón y que llame puta a su madre. Joder, que parecemos bobos...

Álvaro Tilo dijo...

Hola Temujin. Gracias por tu visita.

Todas las personas, sin excepción, que por aquí quieren participar y dejar sus comentarios son muy bien recibidas. Unas veces estaré más de acuerdo que otras con ellos, pero jamás dejaré de respetarlos entre otras cosas porque quiero que se respeten los míos, aunque no se compartan; como estoy seguro que recíprocamente ocurre en ocasiones. Sería muy aburrido que todos pensáramos igual.

Pero hay unas palabras en tu comentario que necesito que me las aclares, por favor, ya que pueden tener varios significados y tampoco sería justo una respuesta mía, que inevitablemente tiene que producirse sin saber exactamente a quien te refieres

Hago referencia expresamente a:
« El de arriba no merece ni comentarios, el sólito y los que le ríen, las putas gracias se califican ellos solo»

Quedo pendiente de tu contestación. GRACIAS.

Como siempre, un cordial saludo.

Temujin dijo...

El pepe rubianes ese, quizás no me había explicado bien...

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, Temujin, por tu aclaración. Como bien dices no se merece otra cosa que los insultos se volvieran contra él y aunque murió hace poco, no me merece ni en estos momentos ningún respeto ni por supuesto le tienen los que le aplaudían y reían las gracias, aunque sean ministras de España.

Un cordial saludo.

Temujin dijo...

Alvaro, el que halla muerto un personaje de esta categoria, no le hace mejor. Lo que hace mejor es el paisaje, ya que él no aparece. A mi este tipo de pajarracos no me merece respeto, ni vivos, ni muertos. Que parece que cuando uno se muere se transforma por ciencia infusa en buena persona. Perdona el lenguaje, pero es lo que siento.

Álvaro Tilo dijo...

Nunca, María y disculpas por haberme saltado el debido orden, las alabanzas o la más ácida crítica, son por casualidad. Siempre hay algo detrás que nos hace ser y manifestarnos de una forma concreta y yo no soy ninguna excepción, todo lo contrario.

Un cordial saludo.

Merino dijo...

Gracias Álvaro, por tu buenhacer de buen moderador, yo, no valdría. El teatrero Rubianes, tenía la enfermedad diagnosticada con bastante antelación, y para acabar en el ambiente que le aplaudía, se permitió su bravata de mala educación. Él eligió su medio donde acabar y tonto él, se hizo portavoz, de lo que los demás no tuvieron coraje de decir. Fué un ignorante utilizado, pero con consentimiento.
yo mismo, fuí engañado con su teatrillo, hasta que le ví. por donde iba, qué decepción de gallego.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias por vuestras visitas. Lo más importante es que todos expresamos nuestros sentimientos con libertad y respeto.

Un cordial saludo.

KOKYCID dijo...

Hasta hoy tenía la enorme suerte de no conocer a este pobre imbecil (Rubianes). La verdad es que no me había perdido nada. Se expresa con la misma facilidad y los mismos recursos que un preadolescente cabreado. Lo que me tiene loco, es como es posible que el público y el presentador le rían las gracias ¿era una convención de necios?.

Álvaro Tilo dijo...

Koky. siempre ocurre lo mismo. Nunca faltan unos imbéciles que ríen las gracias a estos majaderos; pero si encima una de ellas fue la ministra Chacón; y Montilla también participó en su homenaje... creo que ya está dicho todo sobre la historia de este gallego tonto que afortunadmente pasó a otra vida.

Un cordial saludo