sábado, 20 de noviembre de 2010

Chacolí.

Uno- que soy yo- que ha cumplido muchos años y que está de vuelta de demasiadas cosas, recuerda- recuerdo- con nostalgia mis años jóvenes de estudiante en un colegio aquí en mi pueblo.


Éramos de las generaciones en la que los sábados eran día completo de clase y sólo guardábamos fiesta durante la semana en la tarde de los jueves.


Recuerdo que en esas horas sin clase, las dedicábamos a muchas cosas, pero en especial a reunirnos los amigos para jugar al fútbol; aunque a veces, lo mismo al final del verano o a principio de curso íbamos a dar una vuelta por las viñas que había plantadas a las afueras de la ciudad por el mero “placer” de robar unos cuantos racimos y comerlos allí mismo. Las uvas era lo de menos, a lo mejor aquel mismo día las habíamos probado en casa, pero estábamos enganchados a la irresistible tentación de hacer algo que sabíamos que estaba mal. Así, que el día que aparecíamos por allí estropeamos unos cuantos racimos y nosotros “ufanos” de nuestra estúpida hazaña. Nada merecedor de recordar aunque lo esté haciendo en estos momentos.


¿A qué se dedicaba aquella uva? Muy sencillo, como era muy ácida se elaboraba y se convertía en un brebaje que en nada se parece a un buen vino y que se llamaba “CHACOLÍ”. Había y sigue habiendo personas a las que les gusta el sabor de este vino que se vendía en establecimientos dedicados en exclusiva a este caldo que se servía siempre en porrones. Nada que objetar en cuanto a los gustos o paladares de sus consumidores a pesar que en mi opinión no es nada recomendable por perjudicial, sobre todo para personas con úlceras estomacales. Nada que ver con el vino blanco de Rueda o el claro, si se hace con ese uva, con un buen Cigales.


Buena parte de la zona norte de nuestra provincia estaba plantada con estos viñedos al igual que en tierras vascas y santanderinas.


Los habitantes del “membrillar euskaldun” siempre tan voraces de todo y muy en especial si es algo que pueden usurpar a los demás (les pone un montón) se han arrogado ahora una paternidad sobre estos malos vinos que incluso han conseguido (siempre es fácil hacerlo con los débiles como es el cazo de ZP) que se lo dieran en exclusiva mundial. Así de pirañas son, pero no solo los de determinadas siglas, lo son todos ya que a la hora de trincar beneficios ajenos son todos la misma y mal oliente gota de agua.


No tenían bastante con los privilegios forales ni con los millones extra que reciben de Zapatero a cambio de favores inconfesables ni de las vacaciones fiscales para empresas que tanto varapalo jurídico les está dando los organismos europeos; les da igual, ellos se lo pasan todo por sus amplios arcos de triunfo, pero insisto, en este tema al que podíamos añadir Treviño y otros, luchan como ladillas cojoneras y van de la mano tanto los peperos, socialistas, nacionalistas y cuantos más ejemplos queramos poner y..., conviene no olvidar a Pancorbo cuya última palabra todavía no está dicha.


Me parece muy bien que por una vez y espero sirva de precedente, “el perejiles” Orden Vígara se haya puesto las pilas y hayan aprobado en la Diputación que también los burgaleses y con ellos toda la Comunidad, tenemos derechos a elaborar estos vinos bajo nuestra propia denominación de origen (CHACOLÍ) y venderlos donde queramos y podamos. Inmediatamente los santanderinos que desde el S.XIII, también han elaborado este vino, pretenden con justa razón y amparados todos por el sentido común y los derechos incuestionables europeos, se preparan igual que los nuestros, a dar la batalla que consideren oportuna para que se reconozcan los derechos históricos de nuestros bodegueros a comercializar el “CHACOLÍ” español, que por ciento, aunque los membrillos eukaldunes insisten que “Txakoli” es una termino vascos; como siempre, nada más lejos de la verdad; fue el nombre que los comerciantes franceses dieron a estos vinos, que insisto a pesar de todo, son malos, malos, malos de solemnidad, salvo que tu paladar diga todo lo contrario y derecho tendrías a estar totalmente en desacuerdo con mi criterio.



8 comentarios:

María dijo...

Pues fíjate ÁLVARO, para que veas mi nivel de ignorancia, yo, me hubiera dejado quemar una mano suponiendo que efectivamente el chacolí era un vino vasco. Es más, creí que sería una región de allí, igual que el Priorato es catalán o el Valdepeñas de La Mancha.

te contaré que en Galicia hay un vino, que por lo que dices me lo ha recordado, no sé si cuando te lo describa se parecerá porque en realidad nunca he probado ese vino. Verás, en le centro de Galicia hay una zona que hacen un vino que se llama de Barrantes, es de pueblo, pueblo, se bebe en tazas de porcelana blanca y para que te hagas una idea de cómo es su color y textura, parece sangre, porque la taza queda como pintada y es como espeso y súper ácido. Yo casi muero la primera y única vez que lo probé, pero los hombrones estos así curtidos y bravos que salen con el ganado a pastar por los montes se pírrian por él...¡¡hay gusto para todo en este mundo!!

En fin, no so sulfuréis mucho que desde luego entre la manía de ATA y TEMU a Valladolid y la tuya a los Vascos jajaja os va a salir úlcera sin necesidad de beber nada:-)


Muchos besos ÁLvaro y feliz finde.

Temujin dijo...

Pues si, el chacoli es un veneno, pero es nuestro veneno...Lo vendian los vascos para emborrachar adolescentes a bajo precio y aqui se compraba en determinadas zonas (merindades)...

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, María, por tu visita.

Afortundamente todavía quedan regiones en España que siguen elaborando el vino tal cual y sin modificarlo, como sin duda es el caso que nos cuentas. Ahora mismo recuerdo dos últimos casos, uno en Granada y otro en Cáceres. Pero tienes el ejemplo contrario del vino navarro que antes era grueso y con todos los grados del mundo y ahora y merced a los trabajos artificiales de los enólogos, le han convertido casi en un rioja. Hay que vender el producto.

Toda mi vida teniéndoles como vecinos y casi 10 años trabajando entre ellos han hecho en mi lo que han hecho.

No olvides nunca María que si están siempre, junto con los navarros, un peldaño por encima del resto, se debe a unos privilegios que nadie ya comprende como pueden seguir existiendo y curiosamente se siguen dando gracias a tu dinero y al mío.

Un cordial saludo. Besos.

Álvaro Tilo dijo...

Hola, Temujín. Hoy mismo volvía a leer que existe documentación de que el CHACOLÍ se elabora en la zonas burgalesas de las Meriendades, Bureba y en las tierras de las orillas del Ebro próximas a La Rioja, desde hace más de 600 años, con lo cual nadie en su sano jucio puede poner en duda que tenemos los burgaleses todos los derechos históricos para añadir este denominación vinícola a las ya existentes.

Un cordial saludo.

Merino dijo...

Dinero y Patria, parece que buscan en Vascongadas identidad. El diccionari catalá dice:"VI UN XIC AGRENC DE POCA VIRTUT DE VISCAYA Y MONTANYAS DE BURGOS". Así son ellos. Lo mío para mí, y lo de otros es mío, también. No les ha afectado mucho a la mayoría de viticultores vascos, esta reclamación burgalesa, excepto a Itsasmendi de Guernica,que llaman egoismo. Ellos lo han hecho famoso y otros se aprovechan. En S. Miguel del Monte, se hará el centro del Chacolí, en BU. Lástima de los 2.5mill del gobierno a Vascongadas, por un vino lleno de fungicidas, levaduras, insecticidas, etc. vamos, todo química. Desde antes del año 800, se cultivan esas cepas en el Valle de Mena. He vendido mucho vino español, por el mundo, pero nunca quise llevar ese "VINUM ACRE EXILE" en mi cartera. Esto es un agravio comparativo, que el Estado, deberá arreglar. Saludos.

Álvaro Tilo dijo...

Hola, Merino.

Los vascos cuando media dinero o privilegios son los más egositas y menos solidarios que he conocido. Son terribles a la hora de pedir y pedir y más pedir dinero de los demás para ellos; no se sacian nunca con nada y siempre quieren más y más. Todo les parece poco y lo peor es que no se puede hacer distinciones entre los vascos nacionalsitas y los que supuestamente no lo son como podrían ser los populares y socialistas.

Hay un ejemplo del lendakari Aguirre al inicio de la guerra civil que es más que elocuente y que lo recogen todos los historiadores honestos e imparciales que también los hay.

El ejercito de los fraquistas requetés vascos navarros habían iniciado el asalto a Guipúzcoa por Irún. En aquellos momentos el ejercito de "gudaris" del gobierno nacionlista vasco estaba acuertelado y esperando entrar en combate en la zona de Loyola y no movieron ni un solo dedo ni acudieron en ayuda y defensa de los anarquistas, socialistas y comunistas principalmente que estaban defendiendo la ciudad fronteriza. Prefirieron que los requetés franquistas avanzaran a participar ellos en la defensa de la población ¿MOTIVO? Todavía no estaba ultimada con el Gobierno de la República la aportación económica que iban a percibir. ¿Resultado? Cayó Irún y detrás como azucar en agua caliente el resto del País Vasco y eso sí; se dieron después mucha prisa en huir hacía Santoña en Cantabria a rendirse a los italianos.

En fin y en cuanto al chacolí, aunque repito que no me gusta nada, me consta que hay personas que les va y también son dignos de tenerse en cuenta pero como bien dices es un mal vino.

En cuanto al Centro el Chacolí en San Juan del Monte, habrá que esperar para ver y creer. No sería ni será la primera promesa incumplida por alguno de los políticos que tenemos que soportar y pagar.

Gracias por tu visita y un cordial saludo.

ZáLeZ dijo...

Hola ALvaro:
Con esto de las famosas denominaciones de origen se está desmadrando el sentido.
Las cerezas de Caderechas tienen denominación de origen, pero no "las cerezas". El chacolí vasco tendrá la denonación de origen caso de que su origen sea del Pais Vasco, el vino de Rioja tendrá denominación de origen pero no "el vino".
Chacolí, la "bebida del demonio, como dijera algun escritor que ahora no recuerdo, y que también personalmente me hace sentirme "agraz" como dirían en la bureba antaño, no me gusta, pero eso no tiene nada qué ver.
En la toponimia de la Bureba está llena de "vides" y que viene de la época medieval, por lo tanto, posiblemente tenga más antigüedad" que en el país vasco.
Como no nos pongamos las pilas , por ese argumento que ahora damos, posiblemente lleve a la conclusión que las Merindades y la Bureba, también son vascas. Al tiempo, pero ojo, que eso no es nuevo.
Un cordial saludo,

Álvaro Tilo dijo...

Lo que nace como un signo de identidad, Zález, cuando se masifica, como lo están las mil y una denominaciones de origen, todo se desvirtúa y pierde originalidad.

Está pasando, algo similar, a todos los políticos provinciales de este país. Su obsesión enfermiza: universidad y aeropuerto y miles de denominaciones de origen para que vean todos los demás que son los mejores.

Los vascos, en especial los nacionalistas, que necesitan inventarse todos los días su propia historia desde que en mala hora parieron al iluminado Arana, ejemplo y digno representante de todas las incongruencias y gilipolleces juntas, necesitan alimentar su esperpéntico ego. No dudes que defenderán con ardor, supongo que producido por el chacolí (perdón, "txakoli")todas las manipulaciones y falsedades que sean precisas para estar siempre un peldaño por encima de los demás. ¿Con quién cuentan para semjante empeño? Con el resto de inútiles políticos españoles, que son incapaces, por miserias inconfesables, cambiar y poner a cada uno en el lugar que les corresponde, mediante una justa Ley Electoral.

Si nadie lo remedia, puede llegar, más pronto que tarde, que algún día tengamos que ir los dos a la "ikastola".

Espero que si me lee María, no sea muy dura conmigo.

Un cordial saludo.