martes, 30 de noviembre de 2010

¿Cuándo volveré a votar?


Cuando me reencarne, prometo saber mucho de ordenadores y de todos estos chismes que me suelen traer por la calle de la amargura, al tiempo que puedo prometer y prometo; puedo jurar y juro que cualquier aparato de estos que caiga en mis manos será revisado con total dedicación, cariño, profesionalidad y sobre todo, nunca jamás caeré en la tentación de modificar las configuraciones que tenía el propietario del mismo y que bajo ningún concepto, salvo previa indicación de él (dueño del ordenador), cambiaré, sustituiré ni eliminaré ningún programa, ya que si es tan inexperto como yo ahora, le evitaré que tenga que padecer problemas por el mero hecho de “ORGANIZÁRSELO” según mi criterio sin tener en cuenta el de él.

Todo esto viene a cuento de la gracieta de un iluminado técnico de ordenadores que sin que nadie le hubiera dado vela en ningún entierro se ha dedicado a cambiármelo todo.

Así entenderéis que haya tenido tan abandonado tanto mi blog como mis respuestas a los comentarios del vuestro y las pocas que se han producido han sido hechas desde un ordenador prestado ya que el mío no estaba “operativo” Empiezo de cero y disculpar que no haya tenido la delicadeza de participar en vuestros cuadernos que por otra parte, tanto me gusta hacerlo.

Pasando página, os comento que el sábado pasado, víspera de la consulta electoral catalana, tenía previsto haber hecho unas reflexiones sobre las elecciones futuras en España.

Hoy tampoco es mal día para hacerlo y entonces haciendo un poco de historia sobre lo que ha sido mi comportamiento antes cualquier consulta, os de confesar que solamente participé en la farsa electoral (en mi criterio) en las primeras elecciones al Parlamento que debieron ser por el año de 1978 (no recuerdo exactamente la fecha) También deposité mi voto en dos ocasiones en las alecciones municipales y punto final. Nunca más caí en la tentación de dar mi confianza a ningún político y es más, todavía ninguno la tiene.

Mañana mismo volvería a votar, no tendría ningún problema, por cuarta vez en mi vida, siempre y cuando se dieran una serie de condiciones que para mi son incuestionables. Si fueran diez principios os hablaría de “mi decálogo para votar” pero como son cinco y no sé como se dice esta cantidad, os hablaré a continuación, mi “medio decálogo” y perdón por la repetición.

1) 1) Nunca jamás volveré a votar, si no se aprueba una ley de obligado cumplimiento en la que se establezca que TODOS los primeros candidatos de cualquier partido, deben ser elegidos en unas “primarias” internas, libres y democráticas.

1)

2) 2)Nunca jamás volveré a votar, si las listas siguen siendo cerradas y ello me impide dar mi consentimiento a candidatos de cualquier formación política.

3) 3) Nunca jamás volveré a votar, si no gobierna el candidato más votado con mayoría suficiente y si ello no fuera posible, se recurría a la segunda vuelta. Nunca más chantajes y venta de votos por dinero como viene ocurriendo.

4) 4) Nunca jamás volveré a votar, mientras no se establezca; que si el índice de abstención es superior al 50% del electorado, se tomarán medidas adecuadas para subsanar esas situaciones.

5) Última) Nunca jamás volveré a votar, si se sigue con la normativa -desconozco si continúa en estos momentos en vigor- de que sea el presidente de la mesa electoral el que deposita la papeleta del voto en la urna, en lugar de hacerlo el propio elector.


Un cordial saludo.


11 comentarios:

Temujin dijo...

Luego vuelvo, ojo a la Urna...

Álvaro Tilo dijo...

No sabes, Temujín, y te prometo que lo digo total agradecimiento; cuánto valoro que de una manera muy inteligente me hayas hecho llegar la oportuna advertencia que había cometido un gazapo de los gordos, como había sido escribir: "hurna" con una "h" que hacía chirriar hasta el mismísimo el diccionario.

Ya está corregido.

Gracias y un cordial saludo.

ZáLeZ dijo...

Hola Alvaro:
Veo que sigues con problemas PCdianos, a veces parece que tienen vida propia y hacen lo que les viene en gana.
Al igual que me sucede con "las cuestiones de fe" en política soy "agnóstico total" y las pruebas te echan para atrás hasta el punto de "pasar olímpicamente" de las elecciones. No creo en los políticos desde hace mucho tiempo.
Supongo que tendré que votar, pero en ningún caso sacrificaría un domingo por ir, si con ello me evitaría darme otra vuelta por "Deóbriga" (por ejemplo) que perder el tiempo en que "te metan" las papeletas en la urna.
Todo por la abstención porque eso "J.O.D.E." mucho a los políticos. Perdón por las siglas.
Un cordial saludo,

KOKYCID dijo...

Buenos días Alvaro, completamente de acuerdo contigo en lo de las primarías y las listas abiertas.
Lo de no votar, no se si es interpretado o no como voto de castigo. Ahí ando perdido. No se si para que se "cosquen" hay que votar en blanco, votar nulo, quedarse en casa... Por eso siempre voto, no quiero que mi ausencia le resulte provechosa al partido que resulte ganador. Por otra parte tengo la teoría de que si no te implicas y opinas (votando en este caso - sea o no nulo, blanco o computable) después no tienes derecho a protestar. Un saludo.

Merino dijo...

Mi aportación sigue siendo de agradecimiento. Experimento gran alegría comprobando que es la 5ª aportación, en el mes, porque lo contrario se llama, tristeza o frustración. Con la venia, y no reconocido por el Dicc. español, la quinta sería: pentálogo, pero no se contempla. Completamente de acuerdo, en la apatía o antipatía, que provocan los políticos, elecciones y su mundo. , pero QUIEN nos gobernaría, si a estas chapuzas llamamos gobernar.
Yo, también con más de los 60, soy un neófito con este mundo de la informática, y tiemblo por mi desconocimiento del mismo. Un muy cordial abrazo.

Merino dijo...

Releo los comentarios, y también yo comparto esa sensación de desánimo que imagino es producto de las experiencias actuales con estos políticos que hacen toda una sociedad pusilánime,y de horizontes desconocidos.No se qué tipo de vacuna necesítaríamos para escapar hacia un futuro más alegre y prometedor.

María dijo...

¡¡Uuuufff, ÁLVARO!!

pues la verdad ¡¡no tengo ni idea de cuándo podrás volver a votar!!:-)

Desde luego todas tus condiciones son de lo más justo y razonable, pero me temo que las leyes electorales de este país, están pensadas para varias cosas, una, para proteger y potenciar el bipartidisimo, dos, para facilitar la máximo los mangoneos partidistas dentro y fuera del partido, eliminando toda posibilidad de democratización dentro y fuera de ellos, tercero para que el paripé sea lo que prime sin importar realmente si el nivel de abstención deslegitima los resultados... A ,lo mejor si te empeñas, el presi de la mesa te deja introducir a ti la papeleta, a lo mejor eso es lo único fácil:-)

Por cierto, si quieres que te enseñe a poner enlaces es muy fácil, no tienes más que decírmelo y te dejo la chuleta en tu blog. Te aseguro que no hay nadie más negada que yo para la informática, nos tenemos una manía enorme recíprocamente... así que si yo aprendí, tú de corrido:-)


Muchos besos ÁLAVRO y feliz día.



PD
A mi, ni se me ocurre meterme en las tripas de mi ordenador:))

Álvaro Tilo dijo...

Hola Zález:
Y siguen y siguen los problemas informáticos. Me está pasando como cuando llevas el coche al garaje porque pierde aceite, te lo arreglan y nada más salir del taller empieza a perder agua y por supuesto, eso te dicen, la reparación que acabas de pagar no tiene absolutamente nada que ver con esta nueva aunque se haya producido a los dos minutos de terminar la primera. Siempre la culpable es la puñetera casualidad.

Mientras la abstención no sea mayoritaria estos golfos de políticos seguirán igual.

Te tendré informado sobre el tema de Deóbriga y de nuevo gracias por tu interés.

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, Koky por tu visita. Discrepo un poquito solamente de tu último párrafo. Soy de la opinión de que como todos los ciudadanos somos los que les pagamos a los políticos, su buen vivir, su mejor comer, beber y saludable cagar; no importa para nada seamos votantes o no a la hora de intentar, siempre sin éxito, crucificarles por sus golferías.

Los partidos políticos en su conjunto es donde menos actos democráticos se practican. Ellos odian la democracia, no les interesa.

Me siguen produciendo y cada día más… más desprecio

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias Merino por tu visita.

Coincidimos en todo y aunque peque de pesado, en mi modesta opinión, veo que todas las soluciones a todos los problemas que nos angustian, pasan inevitablemente por dar un escarmiento ejemplar a la chusma política.

Es necesario, para que de una vez por todas, se pongan seriamente a trabajar por el bien común en lugar de hacerlo, como hacen ahora, solamente por los intereses partidistas. Es necesario que sepan que nos tienen hartos y que su chollo se les puede acabar y para ellos, insisto de nuevo, no veo otra alternativa que una brutal abstención. No se expondrían, por si acaso, a que volviera a producirse.

Un cordial saludo.

Álvaro Tilo dijo...

Gracias, María por tu visita.

Otro día con más calma, cuando ya me empiece a funcionar este chisme medianamente bien, ya me dirás en principio, a que se llama enlace y después cómo se pueden poner y…¡por favor! no te rías de mis amplios conocimientos informáticos.

No tengo solución y sigo con mi creencia que estos golfos que nos gobiernan, son, eso …¡golfos! ¡golfos! de solemnidad; así que seguiré sin votarles ya que jamás me podría justificar a mi mismo, que les diera, aunque fuera obligado, el más mínimo apoyo. Además, es que tampoco practican el bipartidismo puro ya que siempre en la cama hacen sitio para un tercero que es el que se lleva la pasta. Practican como dije antes a otro amigo, una dictadura que les deshonra y les envilece.

Un cordial saludo.